Arte culinario: Africa y Asia

4 comentarios Estándar

comidas
Los códigos de alimentación varían según costumbres y tradiciones de países y regiones, pero nadie negará que aun los estómagos más resistentes del mundo puedan verse sometidos a pruebas verdaderamente heroicas.

Sin llegar a ejemplos extremos, las vueltas que mi profesión me ha permitido dar por el universo me colocaron en diversas ocasiones ante retos insondables. Los más estremecedores en Asia, donde son habituales en la mesa perros, serpientes o escorpiones.
Continuar leyendo

Anuncios

¿De qué se ríen los asiáticos?

11 comentarios Estándar


Poco más de tres años en el sudeste asiático debieron servirme para ahondar en laberintos insondables de la milenaria cultura de los pueblos del Lejano Oriente. Ciertamente aprendí a comprenderlos mejor, pero nunca desentrañé el misterio de su sonrisa.

Es uno de los enigmas apasionantes de esa región, que desde mi punto de vista llegará a convertirse en gigante de la economía mundial. No sólo por China, que ya es bastante, sino por la constancia y sistematicidad general en el camino al desarrollo.
Continuar leyendo

Aventuras de viajes: Tailandia y Cambodia

11 comentarios Estándar


Para un buen observador, los aeropuertos internacionales trascienden más allá del estrecho calificativo de terminal aérea. Algunos llevan consigo la virtud de reunir en instantes a diversas culturas, etnias y tendencias del mundo, aunque también son reflejo del comportamiento humano.

Al viajero le edulcoran la idea de aeropuertos confortables, servicios personalizados y aviones a todo lujo de extraordinaria seguridad. Linda estafa, porque al final del cuento la espera no tiene precio y de un accidente aéreo no se salva nadie.
Continuar leyendo

Mesa servida: canguros, cocodrilos…

4 comentarios Estándar

Carne de canguro


Un cangurito de plomo en medio de una mesa buffet se alzaba como señal reveladora del banquete que nos esperaba en un hotel de lujo en Phnom Penh, capital de Cambodia.

Entonces Lola, que andaba más sensible que nunca por su embarazo, pareció lanzarme puñales con su mirada. “No se atreverán a comer carne de canguro”, dijo de forma casi suplicante dirigiéndose también a su esposo.
Continuar leyendo