Dientes de Navarino, milagrosa naturaleza

Comments 4 Estándar


Desde donde se miren, provocan un éxtasis visual absoluto. Fueron bautizados como los Dientes de Navarino, probablemente el más hermoso conjunto montañoso de Puerto Williams, donde acaba el mapa terrestre del sur del mundo.

Este milagro de la naturaleza, uno entre tantos, hace las veces de soberano, más arriba del Cerro Bandera. Supervisor del Canal Beagle en la Isla Navarino y justo frente a la Cordillera de Darwin, en la Región de Magallanes y la Antártida chilena.
Continuar leyendo

Yaganes, últimos “mohicanos” de la Antártida

Comments 6 Estándar


Sonrisas tímidas y un cierto aire de desconfianza dominan el ambiente en una rústica cabaña a pocos metros del Canal Beagle, Puerto Williams, la ciudad más austral del mundo. Un encuentro con algunos descendientes de la etnia chilena Yagán pretende alentar una conversación llena de curiosidad y enigmas.

Empero, por las mismas razones que tendrían todos los indígenas del continente americano, el recelo es tangible a pesar de nuestros esfuerzos diplomáticos. Apenas quedan 70 u 80 yaganes, no poseen tierras propias y se les exige licencia y uso obligatorio de GPS para navegar en sus canoas.
Continuar leyendo

Sur del mundo, en 21 días

Comments 6 Estándar


Fue un baño literal del sur del mundo en el curso de 21 días, con climas helados, humedad, calor, lluvia, una cantidad colosal de chinos y hasta la pincelada de un incendio en la pista del aeropuerto de Auckland, Nueva Zelanda.

Para el comienzo, la aventura de recorrer buena parte de la región de Magallanes y la Antártica chilena, en encuentros deslumbrantes con glaciares y naturaleza. Luego Durban, Sudáfrica, Yakarta, Indonesia, Beijing, China, y Auckland.
Continuar leyendo

Islas desoladas, en la Antártida chilena

Comments 4 Estándar


Desde las alturas de Cerro Bandera, en Puerto Williams, Chile, la mirada se extasía ante un cordón imaginario que integran Tierra del Fuego, el fabuloso Canal Beagle, la Cordillera de Darwin y Ushuaia, Argentina.

Hay más, porque de hecho la Isla Grande de Tierra del Fuego pertenece en un 51,49% a la Región de Magallanes y la Antártica chilena, y el otro 48,51%, a Argentina. Y luego en una navegación de siete horas, la cartografía se hace realidad con una serie de porciones de tierra.
Continuar leyendo

Magallanes y Antártica chilena: viaje al fin del mundo

Comments 6 Estándar


Estrecho de Magallanes.- Escoger un punto de referencia para contar las impresiones de un viaje al fin del mundo puede acarrear ambigüedades. El mar y concretamente los canales patagónicos se antojan ideales.

A fin de cuentas es un homenaje de cierto modo al hombre que permitió conocer en 1520 que en efecto, la Tierra era redonda y no plana como se decía. Era portugués, se llamaba Hernando de Magallanes y murió un año después en la batalla de Mactán, Filipinas, sin penas ni glorias.
Continuar leyendo

Cinco minutos para morir congelado

Comments 2 Estándar


Hemos navegado casi siete horas y aunque elegantes rayos solares embellecen el mediodía, las esperanzas de tocar tierra en Isla de Hornos son cada vez más remotas. No hay muelles y para llegar a este paraje en medio de la nada, es necesario tomar una lancha de goma Zodiac.

La ansiedad se suma a la adrenalina en el afán de la aventura. Pero cuando hablo con el oficial Pablo Coloma, de la Armada de Chile, comprendo los resquemores del capitán José Miguel Oxley, del buque Isaza. Cinco minutos serán suficientes para morir de hipotermia si caemos al mar.
Continuar leyendo

Los colores de la naturaleza Antártica

Comments 2 Estándar


Un viaje al fin del mundo no es cualquier cosa. Si la propuesta abarca 32 horas de navegación en un ferry desde Punta Arenas hasta Puerto Williams, en la Región de Magallanes y la Antártica chilena, parecería suficiente.

Ya con la mirada a los glaciares, el nado de albatros y lobitos marinos, pingüinos y ballenas jorobadas, los colores de la naturaleza abruman. Pero si en suma la zona más prístina del planeta ofrece aguas realmente puras, vegetación exuberante y otros milagros, resta únicamente encomendarse a los silencios contemplativos y disfrutar las emociones.
Continuar leyendo