Valdivia, Neruda y los lobos marinos

2 comentarios Estándar


Santa María la Blanca de Valdivia, fundada en 1552, se antoja un destino lleno de magia con una cuenca hidrográfica de más de 130 kilómetros de cuatro ríos que confluyen y arrastran en sus corrientes a los visitantes más sui-géneris de la ciudad: lobos marinos.

Sería difícil sustraerse de la presencia de estos mamíferos que han llegado a circular por las calles de la urbe. Circundan la Feria Fluvial, de donde reciben alimentos y se cuentan por lo menos a 24 ejemplares, uno de ellos bautizado como Goloso, de 200 kilos de peso. Despiertan curiosidad y ofrecen una pincelada más al turista, aunque son peligrosos.
Continuar leyendo

Anuncios

La Habana, Havana, un suspiro

5 comentarios Estándar


Suspiran por ella más de un centenar de canciones y poemas, como si su magia escondiera las imperfecciones. La Habana o Havana, como ha sellado también su nombre en el firmamento la capital de Cuba, es una oda al tiempo.

Aún en medio de avatares económicos, conserva el orgullo de una isla del Caribe que por pequeña, se afirma en la grandeza de transpirar música, ron, tabaco, historia, naturaleza, mujeres hermosas y cadencia cultural.
Continuar leyendo

Puerto Williams, donde termina el mapa

5 comentarios Estándar


Un antaño diferendo entre vecinos reclama a Ushuaia, en Argentina, como la ciudad más austral del mundo, pero la verdad incontestable es que este honor le corresponde a Puerto Williams, en Chile.

Pudiera decirse que es muy sencillo. Desde las alturas de Cerro Bandera, Puerto Williams, el espléndido Canal Beagle y la Cordillera de Darwin nos muestran relativamente lejana más arriba a Ushuaia. Así que no hay discusión posible.
Continuar leyendo

Nagasaki: 080919451102

2 comentarios Estándar


Nagasaki, Japón.- Las sensaciones son disímiles y los intentos de dibujar una sonrisa se desvanecen de inmediato. En el Museo de la Bomba Atómica de Nagasaki hay señal de internet wifi con una contraseña numérica, todo un símbolo: 080919451102.

A unos 800 metros del hipocentro de la bomba atómica, en una casa cerca del Santuario Sannó de Nagasaki, fue encontrado un reloj congelado por la radioactividad y la onda expansiva del artefacto nuclear. Dejó registrada la hora, 11:02 am, el terrible instante en que la ciudad del sur de Japón fue destruida el 9 de agosto de 1945.
Continuar leyendo

Yaganes, últimos “mohicanos” de la Antártida

6 comentarios Estándar


Sonrisas tímidas y un cierto aire de desconfianza dominan el ambiente en una rústica cabaña a pocos metros del Canal Beagle, Puerto Williams, la ciudad más austral del mundo. Un encuentro con algunos descendientes de la etnia chilena Yagán pretende alentar una conversación llena de curiosidad y enigmas.

Empero, por las mismas razones que tendrían todos los indígenas del continente americano, el recelo es tangible a pesar de nuestros esfuerzos diplomáticos. Apenas quedan 70 u 80 yaganes, no poseen tierras propias y se les exige licencia y uso obligatorio de GPS para navegar en sus canoas.
Continuar leyendo

Varadero, el azul de Cuba

4 comentarios Estándar

varadero1
Dicen que los recuerdos de la niñez y la adolescencia son imperecederos. Ningún sabor igualaría a la cocina de la abuela o la madre, ninguna fiesta se asemejaría a las celebraciones familiares de Navidad y, naturalmente, ningún sitio visitado entonces sería comparable con los actuales.

Con Varadero, tengo una deuda de amor incondicional. En el famoso balneario, uno de los polos turísticos por excelencia de Cuba, fue donde obró el milagro de mi curación del asma y las alergias en una época de aguas azul turquesa y arenas blanquísimas.
Continuar leyendo

Jazz en Marrakech

10 comentarios Estándar

kutubia
Siempre tendremos París, le dijo Rick a Ilsa en Casablanca. Bogart ante la belleza insondable de Ingrid Bergman (…). Lo que no sabía entonces Humphrey Bogart es que haría célebre la frase y varias generaciones después, hasta nuestros días, la película de Michael Curtiz se convertiría en un mito de la historia del cine.

Cuando ingresé en la emblemática Plaza Jamaa el-Fna de Marrakech, al tropezar con una muchedumbre de encantadores de serpientes, músicos, mujeres con hiyab, niqab y burkas, y hombres con los típicos sombreros tarbuch rojos, estaba reviviendo Casablanca.
Continuar leyendo