Lekeitio, postal del País Vasco

2 comentarios Estándar


A orillas del golfo de Vizcaya, en el País Vasco, Lekeitio es una de las joyas perdidas en un lugar remoto de España, a la que uno llega por la fortuna de tener un amigo amante furibundo de estos parajes.

Con Jesús “el vasco”, como gusta que lo llamen, habíamos permanecido en Eibar, luego anduvimos por Bilbao, San Sebastián y Guernica. La sorpresa que me tenía reservada me dejó sin aliento: Lekeitio, una auténtica postal en el País Vasco.
Continuar leyendo

Picasso, Guernica y París

7 comentarios Estándar

MURAL
Pablo Picasso estaba impactado con los horrores de la guerra y en un ático de París se propuso hacer su obra monumental, sin imaginar que marcaría un antes y un después. La llamaría simplemente Guernica, pintura extraordinaria, demoledora, con un mensaje de paz por antonomasia.

En el número 7 de la rue des Grands-Augustins, a unos 300 metros del boulevard Saint Michel en pleno Barrio Latino de la Ciudad Luz, todavía existe un viejo caserón que conserva la buhardilla donde Pablo Diego Francisco de Paula Nepomuceno Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso concibió Guernica de mayo a junio de 1937.
Continuar leyendo

Chiquiteo en el País Vasco

8 comentarios Estándar


De gira en el País Vasco, valga aclarar sin ánimo de polémica que en territorio español, la suerte de visitar pequeños poblados se hizo deliciosa en el sentido literal de la expresión. Descubrir el arte de “chiquitear” resultó un regalo supremamente agradable.

El guía de mis primeras andaduras por el País Vasco fue un anfitrión perfecto. Jesús era conocido por su vozarrón cercano a las malas pulgas, el incesante hábito de fumar y sobre todo, muy en especial, su sentido de la amistad y nobleza de carácter.
Continuar leyendo

Historias de Picasso en Francia

6 comentarios Estándar

Cuarteto de la Paz


Camino a la rue des Grands-Augustins, a unos 300 metros del boulevard de Saint Michel en pleno Quartier Latin (Barrio Latino), la caprichosa nieve que acariciaba a París y el frío glacial pretendían atemperar un objetivo supremo.

La idea era llegar a esta pintoresca y curiosa calle de la Ciudad Luz en virtud de sus capítulos trascendentales de la historia. En especial el número 7, donde se ubica el Grenier des Augustins, un caserón que conserva su auténtica buhardilla con la impronta de Pablo Picasso.
Continuar leyendo