Tristeza

Comments 2 Estándar


Llegué al punto límite. No sabía qué hacer con mi vida. La felicidad andaba de parranda. Los espacios intimistas con la soledad se derrumbaban, frente a un mundo cada vez más proclive a los marcianos. Perdí la brújula.

En realidad, debo admitirlo, el éxito profesional me sonreía y si bien los romances tórridos habían pasado a un segundo plano, la música, el cine, la poesía y las historias de García Márquez ofrecían la oportunidad del disfrute pleno.
Continuar leyendo

Anuncios

La familia, los amigos, las Navidades

Comments 4 Estándar

navidad
Tengo cerca de mi oficina a un viejo saxofonista ambulante que se empeña cada día en recordarme que estamos a las puertas de la Navidad. Lo hace de la peor manera, con las notas de Jingle Bells.

Una bonita canción de invierno del siglo XIX del estadounidense James Pierpont, prostituida a lo largo del tiempo por el mercantilismo.
Continuar leyendo

La historia no contada de Pablo Neruda (VIII)

Comments 6 Estándar

GABONERUDA
Se le recuerda por toda su obra aunque sus frases y reflexiones aparezcan en inventarios populares favoritos, tanto para hablar del amor como de la vida. A Pablo Neruda se le atribuye también un poema sin duda apócrifo, Muere lentamente, que circula con aire festinado en el ciberespacio.

Pero si de su autoría es Sólo la muerte, una triste y hermosa reflexión, imagen poética en uno de esos vuelos magistrales del chileno Premio Nobel de Literatura, cuando apenas tenía 31 años de edad. Mucho antes de verse envuelto en el adiós, a destiempo, de este mundo.
Continuar leyendo

Palabras mágicas: Gabriel García Márquez

Comments 9 Estándar

gabo
Faltarían los buenos epítetos para describir su grandeza y aunque la seducción provoca rendir tributo al genio, Gabriel García Márquez es tan irrepetible como inconmensurable.

Todavía sus admiradores furibundos sentimos tristeza, con el placer paradójico, al mismo tiempo, de disfrutar su increíble virtud en la construcción de frases rodeadas de palabras mágicas. Gabo ya no está, pero queda su herencia divina.
Continuar leyendo