Tristeza

Comments 2 Estándar


Llegué al punto límite. No sabía qué hacer con mi vida. La felicidad andaba de parranda. Los espacios intimistas con la soledad se derrumbaban, frente a un mundo cada vez más proclive a los marcianos. Perdí la brújula.

En realidad, debo admitirlo, el éxito profesional me sonreía y si bien los romances tórridos habían pasado a un segundo plano, la música, el cine, la poesía y las historias de García Márquez ofrecían la oportunidad del disfrute pleno.
Continuar leyendo

Anuncios