Tristeza

Comments 2 Estándar


Llegué al punto límite. No sabía qué hacer con mi vida. La felicidad andaba de parranda. Los espacios intimistas con la soledad se derrumbaban, frente a un mundo cada vez más proclive a los marcianos. Perdí la brújula.

En realidad, debo admitirlo, el éxito profesional me sonreía y si bien los romances tórridos habían pasado a un segundo plano, la música, el cine, la poesía y las historias de García Márquez ofrecían la oportunidad del disfrute pleno.

Hasta tuve aventuras con la nieve, yo que soy tan amante de los inviernos. Anduve por el fin del mundo casi literalmente, en Cabo de Hornos y las siluetas de la Antártida.

Y sin embargo, algo me faltaba.

No me sentía feliz, pero tampoco era dueño de la tristeza.

Simplemente echaba de menos no ser Millennial.

Anuncios

2 comentarios en “Tristeza

    • Acabo de ver en TV gente filmando con celulares una pelea por supuesta infidelidad de una pareja. Nadie hacía nada por apartarlos, pero los celulares no paraban. La era de los marcianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s