Criptomonedas y Metaverso, tocando puertas

4 comentarios Estándar

Madrid.- Hace 10 años un joven visionario se asomaba al mundo de las criptomonedas a hurtadillas. Poco después, estaba inmerso en el tema y de forma gradual pasó a incluir como pilar de su empresa el asesoramiento y alguna tímida inversión.

   No era el único Millenial, si bien tuvo la audacia de sumarse al selecto grupo de los convencidos de una idea, pese al escepticismo reinante. Escepticismo, por cierto, todavía vigente.

Continuar leyendo

Bitcoin: ¿explosión o implosión?

2 comentarios Estándar

   Dejaron de ser una moda y ya hoy son parte ineludible del sistema financiero internacional. Vilipendiadas por la banca y el establishment de forma abrumadora, las criptomonedas sobreviven a las turbulencias contra viento y marea.

   Su gran protagonista, el bitcoin. Dicen que rebasará la barrera de los 100,000 dólares por unidad este año 2021, pero todavía tiene en su contra a poderosos detractores mientras gravitan en el ciberespacio millones de interrogantes inquisidoras.

Continuar leyendo

Oro parece…Karatbars y criptomonedas

8 comentarios Estándar


Es uno de los invitados más jóvenes del concierto de las criptomonedas en el mundo, pero tiene sello alemán, nació en 2012 en Stuttgart, la tierra de los Mercedes Benz, y sus dibujos cuentan con adornos dorados: Karatbars, con su sello KaratBankCoin (KBC).

¿Será mejor que Bitcoins, Ethereum, Ripple, Litecoin o Dash? Prematuro aún predecir su futuro, aunque la recomendación más sana parece simple: aprendamos de este otro universo virtual, que como las redes sociales, se nos viene encima.
Continuar leyendo

Elemental Watson, también las criptomonedas

9 comentarios Estándar


Sin necesidad de encomendarse a las célebres novelas de Arthur Conan Doyle, el nombre de Watson reapareció en la primera década del siglo XXI, sin relación alguna con el detective Sherlock Holmes y mucho menos con el vocablo Elemental.

Inteligencia Artificial (IA) capaz de responder a preguntas formuladas en lenguaje, el enunciado más lacónico. Pero en verdad se trata de una genialidad que lleva su nombre en honor al fundador del proyecto del gigante informático estadounidense IBM, Thomas J. Watson.
Continuar leyendo