Cupido y el amor de oficinas

Comments 8 Estándar


La dinámica de la vida cotidiana y la ausencia de suficiente tiempo libre, convirtieron a las oficinas en nido de amores y despechos. Así lo aseguran científicos estadounidenses y franceses.

Empero, como los psicoanalistas y estudiosos no son siempre muy confiables, me decidí a preguntarle directamente a Cupido: “antes en escuelas y universidades, pero ahora los centros de trabajo son los mejores”.

“Son flechazos de alcance fugaz, intermedio o de impacto prolongado y las razones, sencillas: la gente interactúa más en los espacios laborales que en su propia casa”, completó la idea.

El profesor Didier Clavier, reputado psicoanalista francés, coincide con el experto estadounidense David Regelson en la tendencia que marca el comportamiento social de la humanidad desde fines de los años 1990.

Ambos, asimismo, concuerdan en que por añadidura, las oficinas son recintos idóneos para cobijar el adulterio.

En Europa Occidental, América Latina y también en Canadá y Estados Unidos, sondeos de opinión revelaron que más del 70 por ciento de la población acepta si hay romances en sus lugares de trabajo.

Las investigadoras colombianas Lucía Nader y María Elvira González, en línea con los profesores Clavier y Regelson, aseguran que en la actualidad alrededor del 80 por ciento de las relaciones amorosas surgen y se desarrollas en las oficinas.

Otra hipótesis para explicar el fenómeno se afinca en el argumento de los intereses, casi todos materiales. Un romance en la universidad puede perdurar si las proyecciones de la pareja guardan denominadores comunes, junto a los sentimientos.

Sin pretender el didactismo, el hijo de Venus refiere los paralelos de criterios divergentes en edades mozas. Luego, ya con objetivos más definidos en un futuro profesional y con el favor de la madurez, la situación se hace idónea para el afamado arquero del amor.

El idilio jefe-secretaria es el más conocido, aunque hay muchos otros. Razón por la cual no pocos directivos se inclinan por escoger asistentes menos atractivas o de avanzada edad, para evitar suspicacias.

Aunque Cupido insiste en lanzar flechas, a veces incendiarias, en las oficinas, no tengo dudas de que muchos lectores enviarán este artículo a las llamas para evitar (…) que llegue a mano de sus cónyuges.

Anuncios

8 comentarios en “Cupido y el amor de oficinas

  1. Creo que todos en gran medida hemos sido víctimas de cupido…. en las oficinas, desde una mirada, una señal, desde un mismo aire…… buen articulo, buena investigación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s