Jazz en Marrakech

Comments 10 Estándar

kutubia
Siempre tendremos París, le dijo Rick a Ilsa en Casablanca. Bogart ante la belleza insondable de Ingrid Bergman (…). Lo que no sabía entonces Humphrey Bogart es que haría célebre la frase y varias generaciones después, hasta nuestros días, la película de Michael Curtiz se convertiría en un mito de la historia del cine.

Cuando ingresé en la emblemática Plaza Jamaa el-Fna de Marrakech, al tropezar con una muchedumbre de encantadores de serpientes, músicos, mujeres con hiyab, niqab y burkas, y hombres con los típicos sombreros tarbuch rojos, estaba reviviendo Casablanca.

casablanca
Sentado luego en un restaurante donde con Alfonso, Richard, Carlos y Javier descubrimos la excelente cerveza marroquí Casablanca, volví sobre la frase de Rick a Ilsa: Siempre tendremos París. No lo teníamos. Lo habíamos perdido hasta que viniste a Casablanca, pero lo recuperamos anoche…”

No estaba el piano ni Sam para que deleitara la noche con As time goes by. Tampoco Ingrid Bergman.
img_3913
Pudo ser el final del paseo, pero teníamos inoculado el espíritu aventurero esa noche. Ya Richard se había comprometido con unos encantadores de serpientes que le enroscaron una grande en el cuello para la foto turística. Luego querían cobrarle 30 euros y tuvimos que acudir en su ayuda cuando permanecía rodeado de ofidios y árabes.
img_3885
Antes ingresamos en una mezquita, no en cualquier mezquita, sino en la de Kutubía, con ochos siglos de existencia. Sin zapatos sólo nos dio tiempo a apreciar que los hombres estaban en la parte delantera del templo y las mujeres todas detrás. Nos echaron al percatarse de nuestra actitud entre curiosa y desconcertada.
img_3959
Las referencias a Casablanca no eran traídas por los pelos. A Marrakech fuimos a la Cumbre de Cambio Climático COP22 y precisamente el 4 de noviembre de 2016 en Casablanca el mundo fue testigo de una fecha histórica: entró en vigor el Acuerdo de París para reducir drásticamente las temperaturas y así el calentamiento global de la atmósfera.

Hay límites en Marrakech, si bien la línea es muy fina y en ocasiones imperceptible. El alcohol está prohibido dentro de la Medina, pero a poca distancia en Guériz hay de todo.

-MARRAKECH

De las múltiples impresiones de Marrakech, deslumbra apenas aterrizar la pared de montañas nevadas del Atlas que circundan a la Ciudad Roja, las dunas del Sahara, valles y llanuras coloreadas y más a lo lejos, bosques de cedros y árboles de argón, endémico del sur de Marruecos.
agadir
Desde el avión se disfruta de un espectáculo maravilloso que luego el amigo Wazaf redondea al hablar de Agadir, antes llamada Santa Cruz del Cabo Aguer, al norte de Marrakech, y que al parecer es una de los mayores regalos de la naturaleza de playas doradas.

Las edificaciones uniformes, casi todas de tres pisos y con el exterior rojo-ocre, distinguen a la Medina (la ciudad antigua). Allí está la ineludible Jamaa el-Fna, un enjambre espectacular de vendedores ambulantes, bailarines, músicos, cuenta cuentos y por supuesto, los encantadores de serpientes, confundidos luego con una colosal red de pequeños restaurantes, adornados por las polícromas muestras de especias y exquisitas artesanías.

Si Michael Curtiz se decantó por Casablanca, a Alfred Hitchcock le pareció ideal la Medina para un buen segmento de El hombre que sabía demasiado en su segunda versión de 1956, con James Stewart y Doris Day.
medina
La Medina es parte esencial de Marrakech, la urbe fundada en 1062 por los almorávides, según explican una especie de ermitaño musulmán, y llegó a ser capital del Imperio Islámico. El barrio antiguo que comenzó a existir entre 1070 y 1072, es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1985.
img_3886
Sobresale el alminar o minarete (torrre) de la mezquita de Kutubía, de hecho la edificación más alta de la ciudad con 77 metros de elevación y Guéliz, la urbe nueva construida por los franceses en los años 1930.

-SUKS

Es imposible abarcar en poco tiempo una ciudad turística de más de millón y medio de habitantes que en su traducción en bereber se dice Tierra de Dios.

Otro privilegio es Palmerai, con sus más de 100 mil plantas regadas por un increíble sistema de tuberías de barro seco desde el siglo XII, donde fue la Cumbre COP22. También la mezquita y Madrasa Ben Youssef; el Palacio Real, el Palacio Badi y naturalmente los imperdibles suks.

Dentro de nuestra curiosidad, Alfonso se empecinó en comprar babuchas (calzado típico árabe); Carlos quería camellos de peluche; Richard realizaba una hora de reporte radial desde la Plaza Jamaa el-Fna, Javier se fue a tomar fotos y a mí me dio por comprar un camello con montura que resultó ser un dromedario.

Satisfechas las compras y el paladar con las deliciosas cervezas Casablanca, decidimos retornar al hotel caminando. En los laberintos de los suks, decenas de callejones de Marrakech, intentamos varias veces encontrar el camino expedito.
suks
En un ambiente de aires enigmáticos para el visitante primerizo, miramos tienditas de artesanos de puertas de madera, telas, juegos de jarrones de té, pequeños comedores y bares sin alcohol, todo en medio de los suks.

El mapa del teléfono de Alfonso nos condujo más adentro de los suks. Creo que en la mente de todos volvió a planear Casablanca y las películas donde no hay finales felices dentro de esas callejuelas.

Tomamos un taxi, con algunas escaramuzas. Por esos prejuicios de siempre, sentimos temor, pero en realidad la gente resultó más amistosa y servicial de lo pensado.

Anuncios

10 comentarios en “Jazz en Marrakech

  1. Hay lugares mágicos en este mundo. De Marruecos, he escuchado cosas buenas de Marrakech y Agadir, aunque en general el país puede ser uno de los más bellos del mundo árabe.

    • La verdad no soy experto en el mundo árabe, pero todo indica que Marruecos y en especial Marrakech y Agadir, están entre los lugares más atractivos de la zona.

  2. Tras una larga usencia, regreso a Un Lunar… Como siempre la enseñanza está aquí, es vital y nunca deja de mostrarnos su mejores galas. Felicitaciones.

    • Siempre contar con un lector de tu rango es relevante. Aunque en verdad, comentarios y críticas de todos me ayudan mucho a intentar hacerlo mejor. Gracias por la lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s