La historia no contada de Pablo Neruda (IX)

8 comentarios Estándar

NERUDAMAR
Entre Canto General, Confieso que he vivido y Veinte Poemas de Amor y una Canción Desesperada, la admiración se antoja un epíteto pequeño para hablar de Pablo Neruda. Ser sobrino del Premio Nobel de Literatura debe significar un tremendo orgullo.

Rodolfo Reyes Muñoz no sabe si hablar del tío Pablo o simplemente Neruda. Le cuesta definirlo porque en el fondo siente muy cercana a la figura familiar que le permitió por primera vez en su vida ver el mar, en Isla Negra, San Antonio, región de Valparaíso, Chile.
Continuar leyendo