Marco Polo perdido en Tahití

Comments 5 Estándar

TAHITI
El 2 de septiembre del año 2000 se convirtió en el día de la inexistencia. De mi inexistencia. Un hecho excepcional. El más curioso e inverosímil pasaje de mi vida.

Entonces escribí una crónica sobre lo acontecido y el nombre de Marco Polo pareció encajar de maravillas. Considerado por muchos como uno de los grandes exploradores del mundo no estuvo jamás, sin embargo, en Tahití.

Sólo que Marco Polo es de muchos modos un símbolo de los viajeros, aunque el mercader veneciano despierta las dudas de los escépticos que recelan de sus periplos los cuales, aseguran, tienen el estilo de un gran cuentista para la literatura.

A lo que vamos. Mi viaje arrancó en La Habana, Cuba, en la madrugada del 1 de septiembre del 2000. El destino final era Sydney, Australia. La primera escala fue Acapulco, México, cuando empezó la odisea de los husos horarios. Partimos a las cuatro de la madrugada y llegamos a las ocho de la mañana.

Luego, rumbo directo hacia Papeette, la capital de Tahití, la Polinesia Francesa, una suerte de paraíso llamado en ocasiones Isla del Amor.
AEROPAPEETE
La Polinesia Francesa está ubicada en la mitad del Océano Pacífico en su parte sur, a más de 4,000 kilómetros al este de Australia y a unos cinco mil kilómetros al oeste de Chile.

Papeette es la ciudad más poblada de Tahití, con 130 mil habitantes, Tiene un aeropuerto muy pintoresco, adornado por los símbolos y artesanías policromas de esas islas.

Todo parecía estar en orden, salvo el primer reloj que vi en la terminal aérea de Papeette. Marcaba las 11:10 horas de la mañana, una espléndida mañana de sol que se acompañaba con el espectacular paisaje de aguas azules transparentes y elevadas montañas.

Pregunté si era la hora correcta y por respuesta recibí la confirmación absoluta. Eran las 11:10 horas antes del meridiano, del día 3 de septiembre. ¿3 de septiembre?.

No podía ser. Si bien el vuelo desde Acapulco había sido largo, alrededor de 15 horas, ¿Dónde estaba el día 2 de septiembre de 2000?.

El agotamiento físico y el mal dormir impedían en esos momentos hacer un análisis profundo y serio. A la mayoría de mis compañeros de viaje les daba lo mismo si era 3 de septiembre o de diciembre. El sueño nos vencía a todos y todavía quedaba un tramo bastante extenso, hacia Sydney, Australia.

De acuerdo con los científicos existen 24 áreas que dividen a la Tierra en igual número de husos horarios, que se basan en fronteras y regiones de los países y sus meridianos tampoco muestran una precisión absoluta.

Al pasar de un huso horario a otro (de oeste a este, como gira nuestro Planeta), es necesario añadir siempre una hora en verano.

Según las enciclopedias, los husos horarios se definen en relación con el denominado Tiempo Universal Coordinado (UTC), el sucesor del GMT (Greenwich Meridian Time). Se mide por los relojes atómicos y no por el sol y las estrellas como su antecesor.

La Habana está ubicada en la zona UTC-5, Acapulco en la UTC-6, Papeette, Tahití, en la UTC-10, y Sydney en la UTC+10 de la Hora Estandar del Este de Australia.

Con esos elementos el asunto debe quedar claro para los expertos.
No para mí.
Para buscar una solución al dilema, seguramente superflua, me conformo con el hecho de creer que el día 2 de septiembre del Nuevo Milenio transcurrió en las alturas de una nave aérea, envuelta en los enigmas de los husos horarios.

De otra forma no parecería razonable el aterrizaje a las ocho de la noche del 3 de septiembre del año 2000 en el aeropuerto público más antiguo del mundo, el Kingsford Smith de Sydney, Australia.

Anuncios

5 comentarios en “Marco Polo perdido en Tahití

    • Bueno michel….considéralo un regalo más a tí y a tu hermana. Fue un sueño cumplido, un viaje extraordinario y luego, un premio lleno de beneficios que disfrutaste y conoces. Un fuerte abrazo en tu cuarto de siglo.

  1. Al fìn ntuve acceso al blog,me estoy deleitando con todo,me parece facinante,gracias a ti y a Michel por su significativo aporte,que hace posible este milagro.Un abrazo,YO.

  2. Pingback: Sydney, postal en la lejanía | Un lunar en la punta de la nariz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s