Levitaciones

8 comentarios Estándar


Levitaba, o al menos eso creía. Era su forma, su estilo de mantenerse a distancia de los problemas terrenales.

Le decían del cambio climático, las guerras, la política, el arte, la estulticie (…) y sólo pensaba en el amor.

Diseñó un traje impermeable, con el deseo de que fuese una coraza, y decidió tomarse la vida como se degusta una deliciosa copa de vino.

Al final, seguía aferrado a la idea del amor, aunque estuviese perdido entre aromas y bouquet.

8 comentarios en “Levitaciones

  1. Que decir, creo en el amor, soy una romántica empedernida y a veces levito, sueño y disfruto. Pero tengo los pies en el suelo y la cabeza amueblada. Tú también eres un soñador, pero no dejes de levitar, hace bien al cuerpo y al alma.
    Es un artículo que tiene por donde cortar, pero aqui lo dejo.

    Me gusta

  2. Que decir, creo en el amor, soy una romántica empedernida y me gusta. Levito a veces, sí, hace falta. Pero no dejo de tener los pies en el suelo y la cabeza amueblada. Tú también lo haces y está bien. Soñar no cuesta.

    Me gusta

    • Nuevas formas? Una sugerencia muy válida, creo que siempre hay que intentarlo, no rendirse, si bien el agotamiento resulta extremo en ocasiones. Gracias por el comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s