Valdivia, Neruda y los lobos marinos

2 comentarios Estándar


Santa María la Blanca de Valdivia, fundada en 1552, se antoja un destino lleno de magia con una cuenca hidrográfica de más de 130 kilómetros de cuatro ríos que confluyen y arrastran en sus corrientes a los visitantes más sui-géneris de la ciudad: lobos marinos.

Sería difícil sustraerse de la presencia de estos mamíferos que han llegado a circular por las calles de la urbe. Circundan la Feria Fluvial, de donde reciben alimentos y se cuentan por lo menos a 24 ejemplares, uno de ellos bautizado como Goloso, de 200 kilos de peso. Despiertan curiosidad y ofrecen una pincelada más al turista, aunque son peligrosos.
Continuar leyendo

Anuncios