Y se hizo la luz: “Arigatou” Tokio

2 comentarios Estándar

   Fue una ceremonia inaugural sobria, de emociones y alegrías contenidas. La tecnología en primer plano, pero resentida por la ausencia de público. Aun así, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 nos devuelven la esperanza en su apuesta por la diversidad, armonía y respeto.

   La cita del silencio, dicen algunos y la maldición del nuevo coronavirus todavía gravitando alrededor de la populosa megaciudad e igualmente del universo. Serán unas justas extrañas, complejas y desafiantes. El Comité Olímpico Internacional (COI) confía en la capital nipona y los de la tierra del Sol Naciente esperan dar un ejemplo.

   Un nuevo lema en el ambiente, Juntos Somos Más Fuertes, añadido al tradicional y antológico Citius Altius Fortius, pronunciado por primera vez por el fundador de los Juegos Olímpicos Modernos, el barón Pierre de Coubertin, en Atenas en 1896.

   Me ha tocado la suerte de cubrir como periodista cinco Olimpiadas de Verano y en esta ocasión, una terraza de Madrid, España, eventualmente con la compañía de tapas, copas de vino o cañas (cerveza), me permitirán disfrutar a distancia un espectáculo que no deja indiferente a nadie.

   Luego de un año de angustias, frustraciones de los que no llegaron o se les pasó el tren de los ensayos, los deportistas son desde ahora los héroes encargados de enviar a la humanidad un mensaje de futuro. Los que finalmente lograron acceder a Tokio vienen cargados de un vínculo invisible de entrenamientos solitarios, riesgos y amenazas.

   ¡ARIGATOU GOZAIMASU!, Tokio, gracias por el fuego olímpico.

Categoria: Sin categoría

2 comentarios en “Y se hizo la luz: “Arigatou” Tokio

  1. Si queda algo es la esperanza de este coronavirus que ha sacado a flote lo mejor y peor de la humanidad. Por eso quiero quedarme con los juegos olímpicos. Tokio es realmente la esperanza.

    Me gusta

    • Habría que plantearse si la humanidad ha sido capaz de madurar o siguen los intereses particulares predominando. Lamentablemente me quedo con lo segundo. Pero sigo aferrado a la esperanza de un cambio de mentalidad.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s